domingo, 29 de octubre de 2017

Volví...

Volví... Como vuelven los regalos el 6 de Enero, como vuelven las cigüeñas en febrero, en marzo la primavera y en abril los días más largos... 
Volví como las flores en mayo, un año más de vida en junio y el calor en julio... 
Volví de puntillas como en agosto se va yendo el verano, como en septiembre los nuevos propósitos o en octubre las noches más largas... Volví como noviembre haciendo triste el invierno y como diciembre nos enseña que un año más pasó...

Sigo echando de menos Avilés, a Quico y a las luciérnagas... 
Sigo creyendo en la magia, en las miradas y en las ganas... 
Sigo pensando que las cosas se dicen a la cara y si son bonitas al oído...

En este tiempo lejos del sapo y el gorrión...
He visto el atardecer desde la calma de la playa más bonita, he respirado el aire más puro desde una montaña de tantas que subiré y he aprendido que correr no solo sirve para huir sino también para quedarse.

He visto ojos decir la verdad en silencio y promesas envueltas en una mentira.

Volví para ser de los que dejan marca y no cicatriz, volví para seguir pisando charcos con treinta y tantos, volví para salpicarme el alma.

Porque vivir es saber mirar con los ojos del niño que fuimos y que seguimos siendo.

Porque vivir es saber que si se te cae el mundo al suelo, no pasa nada, le soplas un poco y te lo puedes volver a comer.

Porque vivir es saber que quien no es lo bastante valiente para correr riesgos, no conseguirá nada en la vida...

Volví para vivir, para disfrutar de las personas que se empeñan en hacer bonitos mis ratos, para seguir siendo feliz...


"La gente corre tanto porque no sabe dónde va, el que sabe dónde va, va despacio, para paladear el "ir llegando"


No hay comentarios:

Publicar un comentario