lunes, 18 de mayo de 2015

Camino de Santiago...

Este fin de semana he recordado después de hablar con María y con clientes del hotel (y también después de encontrar mi "diario de pilgrim") mi experiencia haciendo el camino de Santiago.

En Julio hará 6 años de esta aventura que no olvidaré por dos razones; una porque creo que es algo que todos deberíamos hacer alguna vez; gracias a estos 8 días caminando toda la explosión de ideas, ilusiones y proyectos se ordenaron y salieron a la luz algún año después... y la otra porque aunque el beso que di en la nuca al apóstol en la misa del peregrino de las 11 no debió ser lo suficiente grande para que mi deseo se cumpliese (Después de tanto tiempo aun sigo un poco enfadada contigo Santiago...) la mezcla de paz al caminar y de emoción al llegar a Santiago de Compostela no se puede explicar...

                      


Pasamos por un montón de pueblitos, comimos un montón de cosas buenas (volví con dos kilos más de los que fui...) y lloré, si, también lloré, porque no decirlo...
Hacíamos una media de 25 km al día pero los días que tocaba hacer 30 km... uffff tocaba llantina; quizá un poco por mi situación personal, otro poquitín por el cansancio acumulado y otro poquitín porque antes de hacer el camino todo lo que había andado había sido por los pasillos del supermercado...

                                                                                                           


No pasamos mucho calor porque justo la semana que fuimos (21 de julio) hizo malo malísimo... llovía como que no hubiese un mañana... Pero cuando salía el sol parecía otro mundo!


Lo que más recuerdo son los trayectos entre los eucaliptos (aun puedo olerlo) el encanto que tenían aquellos bosques (miraba por cada rincón con la esperanza de encontrarme algún amigo de David el Gnomo... pero serian tan pequeños que no los pude localizar...) Quizá esté recuerdo también tenga mucho que ver con las veces que mami nos habla de los eucaliptos de Asturias...


Algo que entre los peregrinos que también dormían en los mismos albergues que nosotros generaba expectación eran mis planchas del pelo!!!! Si, si, era muy peculiar cada vez que las sacaba de la mochila las caras de "esta no sabe donde está..." Pues sí que lo sabia señores, jajaja y tuve que tomar una decisión muy importante; como no podía llevar más del 10% de mi peso (no lo aconsejan) tuve que decidir entre un pantalón largo o las planchas y estaba claro...
Lo que más me impresionó es que es una experiencia que da lo mismo tu dinero, tu posición social, tu profesión o tu país... Todos caminábamos por el mismo sitio, todos tropezábamos con las mismas piedras y todos teníamos el mismo destino; Santiago de Compostela
Aun recuerdo cuando en la misa del peregrino (después de sellar la credencial y de que te den la Compostela hay una misa a las 11 en la catedral) el sacerdote iba diciendo la procedencia de los peregrinos y después de largo rato dijo "peregrinos de Palencia" ole ole ole que ilusión me hizo (sobre todo porque no seriamos muchos de la provincia...)
Aquí os dejo algún enlace de los sitios por donde pase y me dejaron huella... 
Albergue en Fonfria "A Reboleira" http://albergueareboleira.blogspot.com.es/

Albergue en Sarria "A Pedra"
http://albergueapedra.com/

Albergue en Palas de Rei "A Bolboreta"
http://www.abolboreta.com/


Y esto es lo último que escribí en mi diario... "El primer día parecía que 210 km iban a ser interminables, muy cansados... pero la sensación que queda cuando llegas a la catedral de Santiago es que has hecho poco, podías haber hecho más. Por supuesto que lo volvería a repetir a pesar del dolor de rodillas, del calor, del frio, de la lluvia, de las garrapatas, del sueño que pasé... Pero todo esto lo recompensa la gente que conoces, los lugares que ves, los sitios por los que pasas... y por supuesto el momento de llegar a la puerta de la catedral y ver que lo he conseguido yo sola, que he llegado andando aunque solo fueran 210 km. Además todas las historias que conoces son, algunas bonitas, otras peculiares, otras tristes, pero todas, absolutamente todas están basadas en personas , exactamente igual que el camino de Santiago cuyo significado para mi es; "trayecto formado por personas cuyas vivencias hacen el camino y cuyas promesas, retos y experiencias llegan al fin de un destino físico pero al principio de cada ser humano"







  








































Buen camino...

1 comentario:

  1. Cuantos recuerdos buenos y no tan buenos,pudon ser mejores pero no se cumplió nuestro deseo

    ResponderEliminar