domingo, 24 de agosto de 2014

Tardes de verano...


 
Aquí estoy de nuevo… 3 meses después de mi última entrada… Podría contaros mil escusas de haber tardado tanto en volver a respirar por aquí pero disfrutar de la vida creo que es una razón estupenda.

Nooooo, no me he ido de vacaciones pero ha sido “casi” lo mismo; es cierto que no he pisado arena pero si he escuchado a London Grammar (nithcall) mientras leía “la gente feliz lee y toma café” de Agnes Martin-Lugand debajo de un manzano a la sombra de un sol que este año poco se ha esforzado en hacernos pasar calor. Es cierto que no tengo ni idea cual ha sido la canción del verano pero si sé que un postre de 8 euros en un restaurante da conversación y risas para unos cuantos días… Es cierto que en dos meses no da tiempo para mucho… O si!!!!! Da tiempo a ver la carita de María con un día de vida, da tiempo a dar grandes paseos y hablar de mentiras con Jaime y Zara, da tiempo a levantarse al amanecer un 1 de agosto para que nunca se pierdan tradiciones…También es cierto que no he visitado grandes ciudades pero he tenido la suerte de conocer un montón de gente…

Hace mucho oí que si consigues que te guste tu trabajo vas a tener la suerte de no tener que trabajar ningún día de tu vida… Gracias a mi “trabajo” tengo en la retina un montón de gente de un montón de sitios diferentes con un montón de historias pero con algo en común; gente que te cuenta “su historia” y que cada cual es tan bonita como la anterior…

La suerte de tener un trabajo así es que cada persona que se va deja un poquito de el en Hotel Cildá; deja su historia, o su sonrisa, o su angustia… También consiguen que reacciones, que valores, que cambies, que cuestiones, que sonrías, que te enfades, que respires deprisa o que se te corte la respiración….

He conocido a Fermín que hace poco menos de medio año ha vendido su estación de tren del año 1800, la cual compró hace 12 años para hacerse un hotelito rural en el sur de España pero como muchas veces pasa, la burocracia hace que toda ilusión acabe convirtiéndose en papel mojado…

Pasó por aquí Marisol a la que llamé para confirmar su hora de llegada y días después me llamo para decirme que no tenía móvil porque lo metió en la lavadora, pero estaba segura que si no le hubiese centrifugado, el aparato podría haber resucitado…

Llegó Manuel desde Elche y estuvo una semana sin explicarse porque dentro del mismo país podía haber taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaanta diferencia de temperatura pero estaba feliz de dormir con manta en pleno mes de agosto…

Luis hizo 600 km para hacer su maratón número 43 y con sus casi 70 años quedó en el puesto número 11…

Alicia cuya emoción podía con ella de quedar aquí con su chico después de un montón de tiempo sin verse y cuya tristeza en sus ojos lo decía todo al despedirse al día siguiente de él porque pasarían un montón de tiempo separados…

Marcos ha superado una seria enfermedad y hemos tenido el placer de celebrar con él y su mujer (de la que dice estar cada día mas enamorado después de más de 40 años casados) su nuevo primer cumple con tarta y cava…

Lara y Juan dejan Madrid lejos para venir cada año a disfrutar de su medio pueblito, del frio y de las croquetas que su tía Amada hace como nadie…

Desde Valencia vinieron Jorge y su mujer, filatélicos de profesión quienes ya guardan más de 2000 cartas que ellos mismos se envían desde el hotel en el que duermen con el sobre y el papel del hotel en el que escriben un mini diario con lo que han hecho ese día…

Cada 14 de agosto (es cierto que solo llevamos dos agostos en Cildá…) viene José Luis con sus padres y su hermana para pasar la noche anterior a su esperada semana en la playa en la que ni la furia del cantábrico será capaz de romper un castillo de ilusiones hecho por un niño de 5 años…

También podría hablaros de Julián, de Iván, de Lucía, de Ramón, de Chema, de Isra, de Guio, de Adela, de un largo etc… Pero ellos no han pasado, ellos han dejado y siguen dejando un poquito de sí mismos y también se han llevado un poquito de nosotros…

Estas han sido algunas de las historias de Hotel Cildá en verano pero ha habido tantas… y tantas más que espero que haya…

Y este ha sido un verano con muchas historias propias, ajenas, robadas… y muchas más que nos quedan por vivir!

Nos vemos en septiembre! Hasta entonces que sigan brillando las estrellas de agosto, que siga habiendo tardes de verano y que siga habiendo historias bonitas que contar…